miércoles, 9 de abril de 2014

Destellos de la luz lancinante que anochece...



Destellos de la luz lancinante que anochece
izad vuestras raíces lacerantes.
Lucid  en este día decisivo, haciendo bandos,
sabed que nunca un bando es accesorio.
Destellos de la lengua audaz, antes de una lengua
muerta,  amor,  llámame en tus ratos muertos,
alitera en la litera tu presencia que antepone 
la presencia a su bagaje.
Destellos de la luz lancinante que amanece…



viernes, 21 de febrero de 2014

Quiero entender la luz...


Quiero entender la luz, quiero entenderla,
pequeña alma decadencia: besar tu lágrima androide,
bellísimo alud de asfalto…
Arcaicos soles que hieren, las noches melancolía eterna,
sentir tu gravedad inversa en el rumor de un jardín falso,
delicadísima pena cuántica.
Cuántico sueño analógico, bello, delicado, tallado
en música insólita, beber de tu vino el origen, la
antiquísima nieve pérfida.
Precioso sueño perpetuo, planeta jamás tan extraño….





Y vuelve al regocijo...


Y vuelve al regocijo de ser liquen
pequeña  naturaleza insabia, sol que no
ilumina aquellos riscos, turba que no
alcanza  ya a espesar.
Ruido de ciudades
al hacerse, helio que ya ulula en
los halcones, testigos del testigo
de lo humano (un loco que creyó en su propio eco)
aun antes de soñar la creación.




Un remedio que tapa ese remiendo...


Un remedio que tapa ese remiendo
que forma  el imprevisto
de ganas de decirte que te odio,
gozar  la humillación que te mostrara.

Una losa que un día fue una cosa que alteraba
lo que es inalterable en lo volátil:

un  nitrito en forma de nitrato de quererte
que recuerdas como un hito pasajero

el tren se te ha marchado.

Instrucciones


Bolsas individualmente esterilizadas
envío asegurado a portes
pagados retiro ahora mismo lo que he dicho
la fuerza de la masa reside
en el calor del amasado.

Cristal de seguridad en doble cara
haciendo que este llanto
no ha pasado suscrito en cómodas
mensualidades sino debidamente
higienizado

individualmente prescrito

sellado en sobre lacado


Cadáver exquisito con Piné


El cuerpo tembloroso de las piedras
asciende las comarcas
llegaron al extraño 
antojo de los niños
los niños del columpio renqueante
llegaron al columpio, simplemente
meciendo los minutos, arrancando
aquello que terminas sin quererlo
y vuelves sin quererlo, a descubrir
la risa que anticipa los silencios.


martes, 5 de noviembre de 2013

Los niños del columpio (mi libre adaptación)


Los nervios de la boca
actúan extrañados en tu nombre           
meciéndose en el borde del silencio
que encierran estos libros.

Historia revelada de las piedras.

Convierten en montañas
los  extraños antojos de los niños
que olvidas en columpios renqueantes.

Y Llegas al columpio, simplemente
sabiendo ese segundo en que termina               
el sueño al que te aferras.

La risa que precede a los silencios.




sábado, 21 de septiembre de 2013

Quién

no ha volado alguna vez con la imaginación?

Quién



no ha respirado alguna vez bajo el mar?

Con mi lámpara de mimbre

también todo era tan geométrico y soñador




El largo sueño de invierno



De niña sufría con el invierno, con el frío, con los días nublados y la lluvia, con el cambio de temperatura, y aguantaba mejor el calor.
Será que ahora he aprendido a no sufrir, a no necesitar el sol para ser feliz... que llegue el invierno y brille, onírico, sobre nosotros...

miércoles, 12 de junio de 2013

Cómo se hace



para flotar en tu propio mar o navegar sin límites, como la imaginación?

raudas, a mí las fuerzas de la constancia!

Cómo se hace para saltar



y mantenerse?
nunca creí que caer fuera la única opción..

raudas, a mí las fuerzas de la sabiduría!

miércoles, 5 de junio de 2013

Piscinas (y 3)





Para terminar de atraer el verano

Nadando en el sueño americano

La anterior imagen me ha recordado a esta foto de Herb Ritts, que siempre me ha fascinado.
Leí hace tiempo, y quizá lo haya adornado en mi cabeza, que fue tomada en la casa de un magnate de Hollywood, a un aspirante llamado Richard Gere, con una belleza supongo que también de capítulo piloto, y fue totalmente espontánea: cuando desde una ventana Ritts fue a tomar la foto la chica decidió saltar. Y la imagen y la historia me parecen tan de sueño americano años 80...
Sueños y palmeras (y sexo, poder, champagne y cocaína).


Empezar por el final

Harta de tener acumulación de mails y trabajo, volviendo al principio mientras no paraban de entrar temas nuevos para mi desesperación, ayer decidí empezar por el final, saltarme el prior tempore, potior iure que para eso nunca he ejercido la carrera que estudié.
E increíblemente, pude ponerme casi al día dándole la vuelta a las cosas, que es lo que me merece este mundo al revés.
Retomo este rincón con la última foto que he guardado y las últimas serán las primeras, en este y otros casos nunca mejor dicho.

Qué inminencia de veranito mucha marcha...



martes, 7 de mayo de 2013

¿Cómo era...


"¿Cómo era sonreír, cómo era?


Era una historia sencilla, fácil de narrar, olvidada
mientras la luz se hacía cuerpo y se la llevaban las sangres.

Qué fácil confundir un beso y un coágulo..."


Me obsesiona ese primer verso, y es que:

¿cómo era sonreír (pausa infinita)

cómo era?

...